Fdo. una gallina

NOS DUELEN LOS HUEVOS

nos duelen los huevos.jpg
Hay una creencia popular que afirma que los huevos no conllevan sufrimiento y que las gallinas ponen huevos porque es su naturaleza.

A lo primero, si os fijáis en la proporción entre un huevo y una gallina, veréis que por tamaño es como un parto para una mujer. Es un gran esfuerzo que conlleva un gran dolor y desgaste físico.

A lo segundo, no, no es natural para ningún ave poner un huevo al día, 360 al año. Lo normal en una gallina sin haber sido seleccionada genéticamente para poner huevos sería poner entre 10 y 20 huevos en primavera, su época de cría y según el clima otros pocos en otoño.

Esto significa que una gallina pone 20 veces más huevos de los que pondría naturalmente, y no es por la alimentación que se les da, ni por la luz de las granjas, es porque les han provocado una enfermedad, les han seleccionado para que su sistema reproductor nunca descanse.

El gasto metabólico de su sistema reproductor es el equivalente a una mujer que menstruase y gestase un bebé a diario, todo lo que ellas comen va destinado a producir huevos. Sus cuerpos son débiles y sus huesos extremadamente frágiles por ello.

La consecuencia de todo esto es que una gallina de 2 años ha tenido las mismas ovulaciones que una mujer de 50, y por lo tanto entre los 2 y los 4 años el 80% de las gallinas habrá muerto de cáncer de ovario (adenocarcinoma ovárico, un tumor extremadamente agresivo).

Una gallina podría vivir 15 años, pero todas las que han sido seleccionadas morirán antes de los 5 años por infecciones del aparato reproductor, fracturas de huesos o cáncer de ovario.

Los huevos duelen y mucho, los huevos matan, y las matan en vida.