PERROS Y GATOS VEGANOS Y SANOS

Tanto perros como gatos se clasifican como carnívoros, en el caso de los gatos incluso como carnívoros estrictos.

Entonces, ¿por qué iba una persona amante de los animales a privarles de su dieta natural? Veamos, yo estaba el otro día tomando el sol en la playa cuando un grupo de gatos salvajes se lanzo al oceano y como fieras cazaron un enorme atún, o mejor aún, estabamos en el desierto y estos gatos aparecieron y mataron a un cerdo salvaje, o en Canadá cuando vi una manada de perros enloquecidos cazando salmones… pues bueno, esto es lo que nos venden las marcas comerciales como natural, no sólo eso, si no esos animales despedazados, triturados, estrusionados y transformados en bolitas del más delicioso y nutritivo pienso. Eso si que es natural en la alimentación de cualquier perro o gato.

Dejando a un lado la ironía, comer pienso no es lo natural, pero hace miles de años que estos animales dejaron de vivir en la naturaleza y buscarse la vida, para vivir cerca del hombre, y llevar una alimentación paralela al ser humano. Cualquier ser vivo nos alimentamos de nutrientes, los nutrientes son mejores o peores en función de su estructura y de su biodisponibilidad, siendo la biodisponibilidad la capacidad del organismo para asimilar ese nutriente. La calidad de un alimento no depende por lo tanto de su origen. Los animales necesitamos macronutrientes entre los que están las proteínas formadas por aminoácidos, los lípidos y los hidratos de carbono. Y micronutrientes que serían vitaminas y minerales. Del mismo modo necesitamos asegurar la ingesta de agua.

20151215_115809.jpg

En función de la especie existen ciertos nutrientes esenciales, y todos ellos podemos encontrarlos en el mundo vegetal, o pueden ser sintetizados en el laboratorio (cosa que se hace tanto en humanos como en otros animales desde hace años y de forma completamente segura, no son tóxicos si no productos generados por cultivos de bacterias u hongos que producen estos nutrientes).

Partiendo de esto, sabemos que es posible aportar todos los nutrientes necesarios tanto a perros como a gatos, permitiéndoles tener una vida plena, sin carencias, y sobre todo sin que otros animales deban morir para alimentarles a ellos.

Si además nos fijamos en la alimentación que habitualmente se da a perros y gatos, piensos cárnicos comerciales, podemos asegurar que una dieta 100% vegetariana es mucho más saludable.

Existe un estudio en Estados Unidos en el que aseguran que hasta en 17 marcas de prestigio se encontraron restos de cadáveres de perros y gatos, de barbitúricos (producto con el que se realizan las eutanasias) y plásticos (seguramente de los collares). Esto no es de extrañar, en otros países también han surgido escándalos similares, y si tenemos en cuenta que un 20% de proteína puede estar constituido por harinas de pluma y de hueso y en el paquete indicar que es un pienso hecho a base de ave, cosa verdadera, pero que a nivel nutricional deja mucho que desear, ya que las proteínas de huesos y plumas son muy pobres por los aminoácidos que incluyen, por no hablar del resto de nutrientes que contienen esos mismos piensos y que hoy en día consume un alto porcentaje de la población de perros y gatos caseros, ya que estos piensos son los “baratos” (no si hablamos de salud y gastos veterinarios derivados) y muchas veces en supermercados te los venden como piensos de calidad suprema, engañando así a muchos de sus clientes que sin saberlo están poniendo en peligro la salud de sus compañeros (de estos piensos vienen los fallos renales, hepáticos y los tumores en edades tempranas, cada vez apoyado por más estudios).

Otra característica de los piensos comerciales a parte del origen de sus ingredientes, es que no son aptos para consumo humano (¿¿¿???) y además son alimentos que han sufrido procesos físicos y químicos muy agresivos, no creo que nadie en su sano juicio quisiera alimentar a su hijo humano con una dieta así, ¿porqué hacerlo con el animal con el que convives? Muchas veces, los veterinarios tenemos que enfrentarnos a clientes que alimentan a sus compañeros con piensos de bajísima calidad asegurando que los piensos de gama alta (en teoría más saludables) no les agradan, la mejor respuesa que les podemos dar es el equivalente en humanos, “¿quién querría comer ensaladas pudiendo comer pizza todos los días?”, el problema una vez más es la salud.

vegetarian_dog.jpg

Nosotros preferimos dar piensos vegetales, con ingredientes que poco se pueden contaminar o “trucar” y sobretodo dieta casera, con alimentos frescos que a parte de agradarles por el sabor, sean sanos y contengan vitaminas, ácidos grasos y minerales necesarios para su desarrollo.

Consideramos que convivir con un animal de otra especie no se puede condicionar a seguir unas instrucciones, creemos que debemos esforzarnos en aportarles todo lo que necesiten, alimentos nutritivos, estímulos y cuidados acordes a su especie, edad y estado de salud física y mental. Sin olvidar tampoco a los demás animales que mueren cada día para producir los piensos cárnicos.

Por todo ello, y por años de experiencia con gatos y perros veganos, aseguramos que una alimentación vegana es posible y saludable en nuestros compañeros, siempre y cuando seamos responsables, y al igual que con otro tipo de dietas, hagamos analíticas, observemos sus deposiciones, la calidad de su pelaje, su actividad y estemos pendientes de su salud en todos los aspectos.

 

 

Anuncios