¿POR QUÉ NO MONTAR A CABALLO?

¿POR QUÉ NADIE VA A MONTAR A NAIA?

Lo primero que me gustaría utilizar para haceros reflexionar es que si Naia fuese un perro nadie se haría esta pregunta. Pero ella pertenece a una especie a la que se ha utilizado desde hace siglos, y si decides convivir con ella a través de una relación de respeto vas a ser constantemente cuestionado.

Pues nosotros no vamos a montar a Naia, y nunca nadie lo hará, porque Naia tiene una preciosa espalda que a mi personalmente en nada me recuerda a una silla ni a nada donde me apetezca poner el culo.

Su espalda es una pieza superimportante de su esqueleto, puesto que los caballos al ser herbívoros pasan hasta un 90% del tiempo en pie, su espalda junto al resto de huesos y a la complejidad muscular y la disposición y fortaleza de sus tendones consiguen que se mantenga en pie alternando pesos y pudiendo así descansar “por partes”.

Por su espalda pasa la columna vertebral acompañada de una gran inervación y vascularización, todos esos vasos y nervios se ven presionados por la silla y por el peso de quien monta, para que os hagáis una idea el peso de un adulto es capaz de provocar hipoxia en los tejidos subcutáneos propios de la región dorsal donde se asienta el jinete apenas unos 20 minutos después de estar montado. A partir de los 25 minutos pueden producirse isquemias y pequeñas roturas de fibras musculares, causando desde cosquilleo por el adormecimiento de la zona hasta fuertes punzadas.

El montarles supone que caminan, saltan o pisan sobre diferentes terrenos con un porcentaje de peso de un 10 a un 20% superior al suyo que además se mueve y les desequilibra, lo que a la hora de resbalones, malos apoyos o simplemente desgaste hace que las lesiones sean más graves que si fuese sólo con su peso.

Los caballos “necesitan ser montados” para salir de paseo, “incluso lo disfrutan”, estas frases las oiremos una y otra vez, la cuestión es que efectivamente los caballos disfrutan los paseos y descubrir nuevos lugares, pero los perros también y no por eso les hacemos cargar con peso para salir de paseo.

Para que un caballo “se deje” montar ha sufrido un “acostumbramiento” o doma, se le ha condicionado, bien sea de la forma “moderna” mediante premios, o de la forma “tradicional” mediante palos. Esto no quiere decir que el caballo se deje montar porque le gusta, significa que el caballo se deja montar porque es la única forma para salir de paseo y le gusta, porque va a recibir algún otro premio, o lo más común, para evitar ser golpeado.

Si creéis importante que esto se conozca iremos subiendo más información sobre los caballos, compartidlo entre vuestros contactos y si tenéis dudas comentad o escribidnos por privado o mail.

MONTAR A CABALLO.jpg

Anuncios